/* Add your JavaScript code here. If you are using the jQuery library, then don't forget to wrap your code inside jQuery.ready() as follows: jQuery(document).ready(function( $ ){ // Your code in here }); End of comment */

Malla Antiáfidos / Anti-insectos

Haz clic para ver características, colores y medidas disponibles de tus productos

¿No encuentras el producto que buscas? Contáctanos, somos fabricantes, podemos hacer mallas incluso fuera del catálogo.

Mallas Antiáfidos para uso agrícola

Rábita

AGROTEXTIL

Los áfidos son las plagas más destructivas que existen en la tierra. Su composición física hace que consuman poco a poco cualquier tipo de hoja, además de succionar fluidos. Los agricultores solían controlar los áfidos mediante insecticidas y diferentes químicos, aplicándolos en todo tipo de cultivos y jardines, a pesar del impacto negativo que tiene en el medio ambiente.

Los áfidos pueden causar pérdidas económicas serias cuando destruyen sembradíos completos, esparciendo enfermedades y virus que pueden ser muy difíciles de erradicar, así como caro.

Cualquier siembre puede ser arrasada por áfidos. Los insectos pueden también reducir la calidad de las plantas, afectar el crecimiento y disminuir las cosechas. Los áfidos son responsables de las enfermedades de distintas plantas y hojas, así como la degeneración y muerte de las mismas.

A pesar de la amenaza que son los áfidos, hoy en día, los agricultores buscan las mejores maneras para combatir los áfidos y todo tipo de insectos y plagas. Esto incluye todo tipo de cultivos sin el uso de químicos, ya que pueden causar efectos nocivos para la salud. Los pesticidas se encuentran en la comida, agua y suelo. Se han encontrado enfermedades mortales en pacientes cada vez más jóvenes, debido a la alta exposición a químicos que se utilizan en el campo. El uso de insecticidas y pesticidas se relacionan también con síntomas como nausea, dolores de cabeza, enfermedades reproductivas y varios tipos de cáncer.

Uno de los requerimientos básicos para cualquier agricultor es el de prevenir el desarrollo de micro-organismos que causen daño a las cosechas de manera natural. El objetivo es el de combatir a los insectos y áfidos sin el uso de químicos. Esto significa, mejores resultados en el volumen de cosechas y permitir el desarrollo de micro-organismos benéficos para los cultivos. Es por eso que los agricultores buscan otras alternativas para combatir el daño económico y biológico que causan los áfidos, además de bajar los costos de producción.

La malla antiáfidos es una de las especialidades más importantes dentro de la variedad de mallas para uso agrícola. No son tan conocidas como otros tipos de mallas pero deberían serlo: este tipo de malla es muy eficaz para proteger los cultivos, sobre todo en invernaderos, que es donde más afectan los áfidos, piojos de plantas, pulgones y más insectos.

Con este tipo de malla, no es necesario usar cantidades excesivas de insecticidas y químicos así como tratamientos herbicidas y pesticidas. Esto evita la contaminación de los cultivos, así como un gran ahorro para el agricultor. El principal uso de las mallas es para proteger los cultivos de plagas y enfermedades.

Es común encontrar mallas antiáfidos en la agricultura orgánica que está cada vez más en boga. Los cultivos orgánicos, son aquellos que respetan la tierra, al hombre y los animales evitando cualquier uso de elementos químicos que puedan dañarlos de cualquier manera.

En la agricultura orgánica los suelos se preservan mejor que en la artificial. Promueve también la biodiversidad, prevención natural de enfermedades o virus, evita el uso de cualquier elemento químico, respeta la vida de los animales, evita la manipulación genética, cuida el uso del agua y evita la contaminación de la misma, ahorra energía y se optimizan lo más posible los frutos, verduras o granos. Esto hace que tengan más nutrientes, vitaminas y minerales que otro tipo de cosechas no orgánicas. Las mallas antiáfidos son una herramienta idónea para la protección de cultivos orgánicos.

Los insectos atacan cualquier hortaliza, causan el debilitamiento de la planta, detienen el crecimiento, las hojas se enrollan hacia abajo, además que pueden causar el secado de la planta, reducción de fotosíntesis y provocan la caída de botones y frutos. Los insectos y áfidos transmiten sustancias toxicas y hasta 117 tipos de virus fitopatógenos.

Es importante señalar que una malla antiáfidos no es lo mismo que una malla sombra o una malla térmica. El material de las primeras dos es similar, en cambio el de las mallas térmicas es diferente. Las mallas térmicas requieren de materiales diversos que no son compatibles con la función de protección contra la entrada de plagas, pero sí en cambio protegen de la radiación excesiva y los cambios del clima.

Las mallas antiáfidos se mantienen siempre fijas sobre la estructura para evitar la entrada de plagas. El tipo de tejido controla la entrada de la luz y la velocidad del viento hacia el interior de los invernaderos. En cambio, las mallas sombra y las mallas térmicas, generalmente cuentan con un sistema que les permite extenderse y retraerse de acuerdo a las necesidades del cultivo.

La colocación de la malla antiáfidos por lo regular solo se realiza en las partes laterales de los invernaderos, esto permite el flujo de aire lo que reduce las altas temperaturas dentro de la nave.

En climas muy cálidos donde no se puede enfriar tan fácil el invernadero es conveniente meter malla en las 4 caras del invernadero para que el flujo de aire sea más abundante. Sobre la malla antiáfidos generalmente se encuentra una cortina de plástico la cual normalmente puede enrollarse.

Para la instalación de la malla solo se requiere de alambre zigzag y de unas pinzas de corte o cizallas. Para comenzar a colocar la malla antiafidos, es recomendable iniciar poniendo 4 pedazos de alambre zigzag de aproximadamente 30 cm, uno en cada esquina de la malla antiáfidos. Esto es para evitar que vuele con el aire.

Una vez que se tiene fija la malla, se coloca el alambre en la parte superior a todo lo largo del riel. Siempre hay que tomar un metro menos del largo que se vaya a fijar ya que el alambre tiende a estirarse.

Una vez que el alambre esté fijo en la parte superior se coloca en una de las partes laterales, procurando jalar la malla hacia abajo y hacia afuera para que no se arrugue y quede lo más tensa posible.

Después se repite la operación en la parte de abajo, jalando hacia abajo y hacia el lado para que la malla vaya quedando rígida y se tense. Por último jalamos lo más posible la malla hacia el otro lado y se coloca el alambre de la misma forma.

Es importante, no olvidar cortar el alambre que sobra en las esquinas. Lo ideal es hacerlo lo más al ras del riel para evitar que el alambre este rasgando la cubierta.

REGIONES

Para una buena selección de las mallas es importante tener en cuenta la naturaleza de Los problemas de plagas, pero también observar lo que sucede en cada región.

En la zona noroeste (Sinaloa, Sonora y Baja California) la utilización de las mallas antiáfidos para proteger los cultivos de hortalizas se ha ido transformando rápidamente. Hace tan sólo cinco años se observaban estructuras completas de mallas color cristal en los cultivos de tomate, pimiento y pepino, que sin embargo, presentaban problemas de acumulación de polvo en la misma malla y permitían la entrada de la lluvia, generando una gran cantidad de problemas.

Actualmente, las estructuras de mallas antiáfidos en la región ha cambiado. Ahora se utiliza una cubierta superior de polietileno opaco (para evitar la entra de la lluvia y el polvo), con paredes de malla antiáfidos de color oscuro, que además de proteger contra plagas, sirve para amortiguar la temperatura mediante un efecto de sombra.

En la región, se sugiere también además de colocar una malla antiáfidos:

  • Nivelación del terreno a 2 aguas.
  • Sistema de producción con acolchado y riego localizado.
  • Aireación lateral.

En Jalisco y Colima, las mallas antiáfidos se utilizan también de forma híbrida, ya que predominan los invernaderos de tipo parral que disponen de cubiertas de plástico, con mallas cristalinas en las paredes. Cabe mencionar que, además del tomate y el pimiento, en estas regiones se está observando una gran aplicación de mallas para la construcción de túneles para cultivos de fresa, zarzamora y berries.

En las regiones templadas y frías, donde la presión de las plagas es menor, los productores utilizan los invernaderos cerrados para proteger al cultivo de los cambios del clima. En este caso, la ventilación se realiza a través de ventilas cenitales y cortinas laterales, cubiertas con mallas de color transparente.

Según estudios recientes, las mallas antiáfidos son muy efectivas también para cultivos hortícolas. No solo las mallas bloquean la entrada de insectos, sino que además interfieren en el comportamiento si se da el caso de encontrarse dentro ya de la hortaliza. Si existe ese caso, las larvas no pueden reproducirse si se encuentran en la zona de exclusión, es decir, dentro de la malla.

>Las mallas antiáfidos bloquean la reproducción de distintos áfidos que pudieran quedar atrapados dentro de la zona de exclusión. Por eso se recomienda también, que las mallas sellen bien toda una zona definida y no solo una parte, para evitar así la reproducción de algunas especies.

Es importante realizar monitoreos con trampas alrededor de los cultivos para detectar la presencia y el número de insectos-plaga, así como establecer medidas de control adicional, tales como eliminación de los residuos de cultivos, y limpieza de los canales y áreas circundantes al invernadero.

Las mallas antiáfidos son muy buenas herramientas, pero es importante monitorear y aplicar otro tipo de medidas para evitar plagas.

Material

pigmentación y aditivos U.V. necesarios para obtener el máximo de duración y resistencia en condiciones de intemperie. Durante el proceso de fabricación, se mide el porcentaje de sombra que produce. La gran mayoría cuenta con garantía contra defectos de fabricación. Por tratarse de materiales plásticos, los datos de construcción, rendimiento y medidas pueden presentar variaciones hasta por un +/- 4% en cuanto a calidad.

La duración de estas mallas antiáfidos en condiciones de intemperie es de 9 años aproximadamente.

Aplicaciones

Los diseños de los invernaderos, responden a las diferentes condiciones climatológicas de las zonas de aplicación para lograr la mejor relación posible de ventilación y control de enfermedades. Las mallas antiáfidos de control bicolor, aportan la misma protección de insectos a los cultivos adicionando sombra en la misma malla antiáfidos con el fin de reducir radiación solar al interior del invernadero. Son utilizadas principalmente en el cultivo de hortalizas como laterales de los invernaderos y casas sombra.

Algunas de las empresas que venden mallas antiáfidos y de otros tipos, cuentan con servicio de confección a medida, de acuerdo a las necesidades de cada cliente, utilizando bastilla sencilla o cintas de refuerzo y ojillos.

Especificaciones

Las especificaciones más comunes al comprar una malla antiáfidos son las siguientes:

  • -Imagen
  • -Materia Prima
  • -Construcción hilos/cm2
  • -Construcción hilos / pulgada2
  • -Gramos por m2
  • -Sombra Lab.
  • -Garantía
  • -Color

Presentación:

-Las medidas más comunes son:

  • -Malla Antiáfidos con Hilos x Pulgada (40-40) Hilos x Cm2 (16-16)
  • -Malla Antiáfidos con Hilos x Pulgada (40-25) Hilos x Cm2 (16-10)
  • -Malla Antiáfidos con Hilos x Pulgada (25-25) Hilos x Cm2 (10-10)
  • -Malla Antiáfidos con Hilos x Pulgada (50-25) Hilos x Cm2 (20-10)
  • -Malla Antiáfidos con Hilos x Pulgada (55-30) Hilos x Cm2 (22-12)

Asociación nacional de productores de hortalizas protegidas

Las mallas con la mayor resistencia contra la intensidad del viento, favorecerá el desarrollo de la vegetación y uniformidad de las plantas, mayor control de luz, temperatura y humedad que se traduce en menor riesgo de enfermedades y permitirá una respuesta rápida a tratamientos fitosanitarios y a la nutrición.

Algunas de las plantas más sensibles a los virus son las cucurbitáceas (calabaza, sandía, melón, pepino) y solanáceas (papa, tomate, berenjena y chile).

Los virus provocan distintas alteraciones en las plantas, por ejemplo:

  • -Disminuye la fotosíntesis.
  • -Disminuye la producción de hormonas del crecimiento.
  • -Incrementa la respiración.
  • -Disminuye la producción de compuestos nitrogenados y carbohidratados.
  • -Incrementa las sustancias inhibidoras del crecimiento.

Escenario ideal

Lo ideal, es utilizar casa sombra donde el área lo permita y utilizar también mallas antiáfidos contra diferentes tipos de insectos y vectores de plagas en los cultivos.

Las principales son:

  • -Mallas Antiáfidos de 40X26 hilos por pulgada cuadrada o 16×10 por cm2
  • -Malla Antiáfidos tejida con monofilamento de polietileno, color natural en rollos de 1.8 o 3.6 x 100 mts.
  • -Malla Antiáfidos de 56X30 hilos por pulgada cuadrada o 22×12 por cm2. Ésta es una malla más cerrada que evita el paso de insectos nocivos.
  • -Malla antiáfidos tejida con monofilamento de polietileno, color natural en rollos de 1.8 o 3.6 x 100 mts.
  • -Malla Antiáfidos de 40X30 con monofilamento de polietileno cal.8, lo que permite una construcción más cerrada de la tela y una cuadrícula perfecta. Los rollos son de 3.6 x 100 mts.
  • -Malla Antiáfidos para ventilación cenital de 16X1 hilos por pulgada cuadrada o 6 x 6 por cm2.
  • -Malla Antiáfidos tejida de polietileno, color natural que proporciona una sombra del 20 %, con mayor difusión de luz. Los rollos suelen ser de 1.2 x 100 mts.
  • -Malla antiáfidos tejida con monofilamento de polietileno de alta densidad (PEAD), 40 x 26 hilos por pulgada cuadrada, 25 % sombra, color Cristal y presentación de 3.60 m de ancho por metro lineal.

Aplicaciones: Control de enfermedades dentro del invernadero, principalmente en el cultivo de hortalizas.

Otros elementos importantes son: Alambre de Monofilamento AGROLINE

Características:

  • -Mal conductor de calor.
  • -Inerte al efecto de los productos químicos.
  • -Siete veces más ligero que el alambre.
  • -Se dobla pero no se rompe.
  • -No se alarga y es reciclable.
  • -La presentación es en Carrete de 10 Kg.

CONECTOR NET

Características:

  • -Útil para unir malla antiáfidos.
  • -Sujeta la malla al cable/alambre sin necesidad de ningún otro complemento.
  • -Rápida instalación.
  • -Conector especial para evitar el desprendimiento de la malla.
  • -La Presentación es de 100 Unid./ Bolsa

CLIP FIJA MALLA

Características:

  • -Adecuada para sujetar la malla antiáfidos o cobertor al hilo agroline y/o alambre.
  • -Fabricado en polietileno en protección U.V
  • -La Presentación es de 100 Unid./ Bolsa.

CONECTOR POLY

Características:

  • -Nuevo diseño de conector para todo tipo de láminas plásticas.
  • -No hay necesidad de argollas en el plástico.
  • -Diseño ancho y superficie redondeada para evitar daños en el plástico.
  • -Rápido ensamblado y desensamblado.
  • -La Presentación es de 100 Unid./ Bolsa.

HILO TERBLAC 17

Características:

  • -Hilado de fibra cortada retorcida 100% poliéster con protección U.V.
  • -Recomendable para coser la malla antiáfidos por su alta resistencia y durabilidad (4-5 años).
  • -La Presentación es en Conos de 250 gr. (1,250 m) en embalaje de 10 Conos por caja / Ficha Técnica.

PERFIL POLYGRAK

Características:

  • -Está fabricado en acero galvanizado, es muy útil para fijar la malla raschel, malla antiáfidos y film a la estructura del vivero / invernadero.
  • -La Longitud es de 5.80 m.

Impermeabilizante Collak

Características:

  • -Caucho butílico líquido, útil para impermeabilización de estructuras de madera, cubiertas metálicas, terrazas y muros de concreto.
  • -Vida útil: 10 años
  • -La Presentación es en recipientes de 6 kg o más.
  • -Es importante señalar que cualquier malla antíáfidos permite la circulación de aire dentro del invernadero o instalación.
  • -La buena circulación de aire facilita la polinización del cultivo, así como el intercambio gaseoso de las plantas y fortalecimiento de sus ramas.

En resumen, las mallas antiáfidos son una herramienta necesaria para la protección de todo tipo de cultivos, ya sean naturales u orgánicos. Con las mallas antiáfidos existe mucho mayor control en todos los aspectos de la producción.

La construcción es sencilla, solo es cuestión de tener un poco de experiencia en carpintería y albañilería y si no se tiene, se puede buscar la ayuda de uno. Un invernadero se construye con barrotes, vigas y alambre galvanizado. El sistema de riego puede funcionar mediante gravedad: un depósito elevado, un filtro que se puede hacer con tela fina y cualquier recipiente hueco, además de una manguera de conducción, conectores y cintilla. Este sistema cuesta alrededor de poco más de 1000 pesos. El sistema de calefacción se puede con tambos, ventiladores, quemadores y un tanque de gas de 35 kg. Se pueden utilizar materiales orgánicos como gallinaza, estiércol de vaca o composta que se pueden elaborar de manera casera.

El control de plagas y enfermedades se puede hacer con plástico para invernadero de buena calidad y por supuesto, la malla antiáfidos.

Los costos de producción se reducen de manera muy considerable de tal manera que no deben de representar más del 25 % del valor de la producción. Ésta es una buena opción para la producción de hortalizas u otros cultivos.

Por último, algunas recomendaciones:

  • 1.- Comprar buena semilla, aunque sea un poco más cara.
  • 2.- La nutrición es importante.
  • 3.- Los cuidados de las plantas son fundamentales.
  • 4.- El agua no debe ser un factor limitante si se carece de ella, se puede hacer un depósito de manera económica.

Se puede construir un invernadero con una inversión de alrededor de $5000 pesos.

La clave es el ingenio, abrirse a las nuevas tecnologías e invertir, ya que no necesariamente es tan caro como parece.

Scroll Up